Fecha de publicación: 31/01/2024

Carta Circular del Presidente General

Consejo General Internacional

31 de enero de 2024

Queridos consocios y amigos:

¡Alabado sea Nuestro Señor Jesucristo!

Presentación:

Mis queridos consocios y consocias, aspirantes, empleados de nuestras sedes y obras sociales, estimados colaboradores y voluntarios:

Como sabéis, el pasado día 9 de septiembre de 2023, en la Capilla de San Vicente de Paúl sita en París, tuve el honor de ser investido 17º Presidente General de la Sociedad de San Vicente de Paúl, de manos de mi predecesor, nuestro hermano Renato Lima de Oliveira. Para mi supone una gran responsabilidad y reto especial, el de personificar la unidad de la Sociedad en el mundo. Muchas gracias por vuestra confianza.

Desde el Consejo General, os invito, a que juntos, continuemos fortaleciendo los avances en materia de formación, juventud, comunicación, gobernanza, relaciones institucionales y otros aspectos estratégicos, desarrollados en el mandato precedente.

Liderar con espíritu de servicio la Confederación, que por voluntad del Señor está implantada en 155 países, cada uno con su cultura y particularidades, supone un esfuerzo, no solo del presidente general sino de toda la estructura y en definitiva de todos los consocios, con el objeto de mantener nuestra unidad y que se nos reconozca como una comunidad que es signo del amor de Cristo. Para ello, es necesario que sintamos esta unidad, la de formar parte de una sola Conferencia de amigos, que se extiende por el mundo.

Identidad comunitaria:

Las Conferencias nacen con un gran sentido comunitario, de comunidad universal y así siguen, desde hace 190 años, alejado del concepto moderno de universalidad más individualista y más abstracto, reducido a las relaciones económicas o técnicas.

El principio de nuestras Conferencias es la amistad y el doble fin con que se fundan es ser útiles a nuestros hermanos y a nosotros mismos. Después del acto de fe vino el acto de caridad, pero como escribe Ozanam: “la caridad debe ser un medio, no el fin de nuestra asociación que es más bien el de difundir el espíritu del cristianismo, que es espíritu de Amor”.

De este sentimiento, nace el lema de mi presidencia que está tomado de una carta de Ozanam desde Pisa en 1853, cuando él ya estaba herido de muerte: “Aunque hablen lenguas diferentes, las manos se encuentran siempre con una cordialidad tan fraternal que bien podrían reconocernos por el mismo signo con el que reconocieron a los primeros cristianos: ¡Mirad cómo se aman!».

A veces estamos atareados con los asuntos de la Conferencia y tendemos a secularizarnos, a medirnos por los kilos de comida o ropa que damos y no tanto por la asistencia espiritual que prestamos a las personas que sufren. Como decía nuestro fundador en España, el hoy Venerable Santiago de Masarnau que conoció a Federico Ozanam en París: “Si nos medimos sólo por esto, las Conferencias desaparecerán, no ante los ojos de los hombres, pero si ante los ojos de Dios”.

Programa presidencial:

Para que esta misión vicentina de un mayor sentido a nuestra vida, y con la aprobación del Consejo General, he encargado a los asesores religiosos del Consejo General, el Padre José Francisco Orozco CM y el Padre Andrés Motto CM, un programa titulado: “Creciendo juntos en la fe”. La Formación vicentina continuada, tiene una importancia fundamental en la vida de las Conferencias.

Además, quiero destacar algunas de las prioridades estratégicas de este mandato presidencial, -el programa completo, para más detalles, está en nuestra web corporativa-, que están enraizadas en nuestra Regla, que sustenta nuestra unidad y amistad:

    – Instituir una vez al año una Jornada Vicentina Internacional en una ciudad relevante de cada continente, que sea un acontecimiento de repercusión mundial, para dar a conocer mejor nuestra institución y su acción social. Un evento internacional anual, a través del arte y la cultura como lenguaje universal, para dar mayor visibilidad a todo lo que hacemos y hacernos valer como fieles transmisores de la palabra de Dios. Una iniciativa ratificada por el Consejo General que tiene que tener el soporte y ayuda de los Consejos nacionales.

    – Reforzar e incrementar nuestro apoyo a proyectos internacionales de hermanamiento y solidaridad, esto es una solicitud que siempre está presente en todas las reuniones. En esta línea, desde el Consejo General, estamos estudiando cómo podemos implantar o sumarnos a proyectos acordes con la encíclica Laudato Si´. La iniciativa es para intentar contribuir a resolver las consecuencias dramáticas de la degradación ambiental en las vidas de los más pobres del mundo.

   – Fomentar la presencia juvenil en eventos y actividades locales e internacionales, pues nuestros jóvenes son el relevo natural de las Conferencias. Por eso es una exigencia, mantener y potenciar la colecta anual, para financiar sus actividades.

     – Revisar el Informe Anual del Consejo General Internacional, para sumar, a efectos informativos, las Cuentas Anuales de todos los Consejos Nacionales, con el fin de demostrar el impacto global que representa la SSVP en el mundo, para aumentar su credibilidad y solicitar mayores ayudas. Espero que apoyéis todos con entusiasmo esta iniciativa, aprobada por el Consejo General y aportéis vuestras Cuentas Anuales del último año 2023 (Solo los Ingresos y los Gastos, tanto de los Consejos nacionales y superiores, como de las obras sociales donde participe la SSVP), a la oficina de París, antes del 18 de marzo del 2024, para poderlas consolidar a efectos solamente informativos. Si vuestro ejercicio económico no coincide con el año natural, podéis hacer una extrapolación de los datos.

   – Estudiar nuevas formas creativas de financiación, con el objeto que los Consejos y las Conferencias aborden los cambiantes tipos de pobreza a los que nos enfrentamos en nuestros países, así como para la búsqueda y captación de recursos para financiar estas iniciativas. Desde el equipo que forma la Comisión Internacional de Ayuda al Desarrollo (CIAD), vamos a liderar esta iniciativa.

   – Por último y como prioridad a destacar para una mejor gobernanza, transparencia y unidad de la SSVP, he instituido una tercera vicepresidencia adjunta, con el acuerdo del Consejo General, para que organice un equipo que revise y, en su caso, que haga propuestas de modificación de los estatutos internacionales.

Por otra parte, desde el próximo 8 de febrero hasta el 8 de diciembre de 2024, el Año internacional estará dedicado al Venerable Jean-León Le Prevost, (1803-1874).  Le Prevost, que fue el que pidió en la reunión del 4 de febrero de 1834 que la Conferencia de Caridad se pusiera bajo el patronazgo de San Vicente de Paúl y celebrara su fiesta, y que cada sesión comenzara y se terminara con una oración. Ozanam, pidió a su vez, que la Conferencia se pusiera bajo la protección de la Virgen María y celebrara la fiesta de Inmaculada Concepción el 8 de diciembre. Desde entonces la Sociedad de San Vicente de Paúl mantiene dos patronazgos, el de la Inmaculada Concepción y el de San Vicente de Paúl.

La comunidad como camino a la santidad:

Las Conferencias desde el inicio, muestran una comprometida acción social enraizada en el Evangelio.  Ahora más que nunca y con vistas a la santificación de Federico Ozanam, necesitamos de un mayor compromiso para reforzar nuestras acciones sociales, no solo para conocer los frutos inmediatos de nuestra ayuda para aliviar las necesidades materiales y espirituales, sino por despertar la conciencia social de muchos.

Será con nuestro ejemplo de unidad, de amor mutuo, con un mayor sentido comunitario, cuando se manifieste a los demás esa alegría contagiosa, ese compromiso cristiano, con el que vamos a ilusionar e impulsar un crecimiento sano de las Conferencias de San Vicente de Paúl.

El Consejo General está abierto a escuchar todas las ideas y propuestas para llevar a cabo este programa y mejorarlo. Es en la comunidad donde nos perfeccionamos, donde rezamos juntos, crecemos en la fe y maduramos como personas.

El intercambio de comunicación, el participar dando lo mejor de nosotros mismos, es lo que forma una comunidad más integral, por eso os pido vuestra participación, aportando iniciativas, enviando crónicas, fotos y noticias de todo lo que hacéis, a Comunicación internacional, para despertar las conciencias con nuestro ejemplo, y para hacernos valer como mensajeros de la palabra de Dios.

Agradecimientos:
Por último, quiero agradecer en primer lugar especialmente a nuestro presidente general saliente, Renato Lima por su generosa entrega y dedicación y a todos los consocios que han conformado el equipo anterior, por todas las cosas positivas que nos han aportado. Agradecer también a los nuevos miembros que se incorporan al nuevo equipo y que han aceptado este cargo de servicio, así como a todos los consocios y voluntarios en general, por su abnegada labor, reconocida siempre a los ojos de Dios.

También a todos los empleados, a todos los bienhechores y amigos de la Sociedad de San Vicente de Paúl por su apoyo en favor de una sociedad más justa socialmente. Gracias a la Congregación de la Misión, a las Hijas de la Caridad y a todas las Ramas de la Familia Vicentina con las que colaboramos para procurar hacer un mundo mejor, en el espíritu de las enseñanzas de San Vicente de Paúl, nuestro santo patrón.

Quiero también hacer una mención especial de agradecimiento a los consortes y familiares de los consocios de todo el mundo, que con paciencia soportan las ausencias y en ocasiones también sufren cambios de planes familiares por causa de alguna encomienda de servicio.

En este año 2024 que comienza, suplico a la Virgen Milagrosa que proteja a la Sociedad de San Vicente de Paúl, a la Familia Vicentina, a nosotros, a nuestras familias y a las personas que acogemos en necesidad.

Recibid un fraterno abrazo en San Vicente de Paúl y en el beato Federico Ozanam

Juan Manuel B. Gómez

XVII Presidente general

Haga clic aquí para descargar la Carta Circular en PDF