Fecha de publicación: 09/04/2024

El Vaticano publica un documento sobre las graves violaciones de la dignidad humana, como la pobreza y el aborto

Iglesia

Tras cinco años de estudios, reflexiones, consultas y debates, la Santa Sede ha publicado esta semana, 8 de abril, la Declaración «Dignitas Infinita», centrada en las graves violaciones de la dignidad humana. El texto ha sido elaborado por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe y está disponible en seis idiomas: italiano, francés, inglés, alemán, español y portugués.

La Declaración «Dignitas Infinita» se divide en cuatro capítulos, redactados en 66 temas: 1) La progresiva toma de conciencia del carácter central de la dignidad humana, 2) La Iglesia proclama, promueve y garantiza la dignidad humana, 3) La dignidad, fundamento de los derechos y deberes humanos, y 4) Algunas violaciones graves de la dignidad humana.

Además del aborto, la eutanasia, la teoría de género y la maternidad subrogada (conocida como «vientre de alquiler»), la pobreza, las guerras y la trata de seres humanos también figuran en la lista de violaciones éticas gravísimas. La lista no es exhaustiva, pero da los principales ejemplos de los males modernos que afligen a la humanidad y van en contra de los valores del Evangelio, y obviamente en contra de la dignidad humana.

Para nosotros, consocios vicentinos, es particularmente importante la sección sobre «El drama de la pobreza» (temas 36 y 37), considerada como la mayor injusticia de la sociedad contemporánea. En el documento, la pobreza se asocia al desempleo: «no hay peor pobreza que la que priva del trabajo y de la dignidad del trabajo».

Además de la pobreza material, el texto enumera otras violaciones, como las guerras, el sufrimiento de los emigrantes, la trata de seres humanos, los abusos sexuales, la violencia contra las mujeres, el aborto, la maternidad subrogada, la eutanasia y el suicidio asistido, el descarte de las personas discapacitadas, la teoría de género, la reasignación de género y la violencia sexual.

La Santa Sede también considera una grave violación de la dignidad humana la práctica de la poligamia, las condiciones de vida infrahumanas, la esclavitud, la prostitución y la trata de mujeres y niñas. También menciona la pena de muerte, que «viola la dignidad inalienable de toda persona humana más allá de toda circunstancia».

La lista de violaciones se completa con la «violencia digital», y cita que nuevas formas de violencia se están extendiendo a través de las redes sociales, como el ciberacoso, la pornografía y la explotación de personas con fines sexuales o a través del juego.

En resumen, la declaración explica que todas estas violaciones representan «todo lo que es contrario a la vida» y también «todo lo que atenta contra la integridad de la persona humana».

Recomendamos a las Conferencias Vicentinas que descarguen el archivo de la declaración y la mediten como lectura espiritual. Todas las violaciones de la dignidad humana deben ser denunciadas y combatidas por todos nosotros, cristianos y vicentinos.

Consocio Renato Lima de Oliveira

Comisionado en las Naciones Unidas

16º Presidente General (2016/2023)