La Conferencia

La Sociedad de San Vicente de Paúl está compuesta por pequeños grupos de socios voluntarios, que son denominados “Conferencias” y que actúan a nivel local o parroquial.

Las Conferencias están implantadas en lugares específicos, en los que ejercen sus actividades:

  • Iglesia
  • Hospital
  • Escuela,
  • Universidad etc…

Una Conferencia está compuesta generalmente por grupos de entre 7 (número mínimo recomendable) y 20 socios, a los que se denomina “Vicentinos”. Juntos, forman “una red de amigos que buscan santificarse”, sirviendo a los pobres con amor y de manera desinteresada; reconociendo en ellos al Cristo doliente. La Conferencia es una verdadera « comunidad de fe, de oración y de acción» y su actividad conlleva tres aspectos:

  • El servicio a los pobres
  • La vida de oración
  • La amistad y la vida fraterna en comunidad

Las Conferencias se reúnen regularmente, normalmente cada semana, pero al menos una vez cada quince días y así es como ellas se constituyen como una verdadera comunidad fraterna. Estos encuentros frecuentes refuerzan la unidad y la amistad entre los miembros y son la ocasión de ejercer la caridad dentro del grupo, preocupándose unos por otros y estimulándose mutuamente en la vocación vicentina. La reunión dura alrededor de una hora.

En su servicio a los pobres, los vicentinos encuentran al Cristo doliente en la persona de los pobres. Esta experiencia les hace tomar conciencia de su propia pobreza de corazón y de su dificultad para amar gratuitamente. Ella les incita a convertirse y a pedir ayuda al Señor.

Obviamente, la acción de la Sociedad de San Vicente de Paúl es plenamente fecunda si se nutre de la oración. Por eso, los consocios participan en retiros, fiestas Vicentinas reglamentarias y otros eventos relacionados con la espiritualidad. “Dadme un hombre de oración y él será capaz de todo”, decía San Vicente de Paúl. La Conferencia es verdaderamente el lugar donde los Consocios se santifican y donde mejoran su vida espiritual.

Los Consejos

Las Conferencias dependen de un órgano de la Sociedad de San Vicente de Paúl, llamado “Consejo”; estos órganos coordinan y animan la vida de las Conferencias en un territorio concreto. Así, existen Consejos de distintos tamaños para:

  • un barrio
  • una ciudad
  • una diócesis
  • una región
  • una provincia o estado
  • un país (Consejo Superior o Nacional)
  • el mundo entero (Consejo Internacional)

Según los países, se designa a estos territorios de distintas maneras. Lo más frecuente es que la Sociedad tome las denominaciones particulares de la administración territorial de cada país. (Consejos de distrito, de zona, particular, central, departamental, diocesano, regional metropolitano, etc…)

El Consejo internacional

El Consejo Internacional o el Consejo General es el centro de toda la Sociedad. Representa a la asociación en el mundo, organiza reuniones internacionales entre países, recopila informaciones y envía fondos de ayuda. Es también el garante del espíritu de la Sociedad de San Vicente de Paúl y vela por el respeto a la Regla. Está a cargo de la afiliación de las Conferencias y de los Consejos al Consejo General, llamada “agregación” e “institución”, respectivamente.

La Regla

En 1835, la Sociedad de San Vicente de Paúl adoptó una Regla en la que puso por escrito los principios y prácticas legados por los 7 fundadores y destinados a ayudar a sus miembros a vivir según el espíritu propio de la asociación. La Regla contiene las bases de la actuación de los Consocios, de las Conferencias, de las Obras Especiales y de los Consejos.

Ella nos enseña a mantener unida a nuestra Sociedad de San Vicente de Paúl y a mejorar continuamente la labor de caridad junto a los que sufren. Cada Consejo Superior tiene su “Regla Nacional” (Estatutos) aprobados por el Consejo General.

Compartir