20 de junio – DÍA MUNDIAL DE LOS REFUGIADOS

La Sociedad de San Vicente de Paúl, desde su dimensión internacional en los cinco continentes, en este DÍA MUNDIAL DE LOS REFUGIADOS (20 de junio), se une a los esfuerzos de las Naciones Unidas, de la Iglesia Católica, de la Familia Vicenciana y de otras entidades internacionales, manifestando su indignación y rechazo a las causas que provocan tanto sufrimiento a los refugiados.

 

Solicitamos una profunda reflexión sobre los factores que causan la inmigración de tantas personas, sometidas a riesgos extremos de vida. Es urgente una respuesta concreta de la comunidad internacional, así como la búsqueda de soluciones para “acoger, proteger, promover e integrar a los inmigrantes y los refugiados” (Papa Francisco).

Somos testigos de los mayores niveles de desplazamiento humano registrados en el mundo a causa de conflictos, guerras o persecuciones (algunas de ellas de origen religioso). Los refugiados son forzados a salir de sus casas, dejando sus vidas, sus empleos, sus familias y sus culturas. Más de la mitad de estas personas son jóvenes y niños.

Por eso, el trabajo humanitario es más importante que nunca. Queremos reafirmar que las personas no son piezas de intercambio de intereses políticos y mucho menos hacerlos invisibles en los conflictos y guerras entre naciones que, de alguna manera, causan estas graves situaciones.

Nos unimos a las diversas entidades cristianas al llamado evangélico de la acogida: “Fui forastero y me acogiste” (Mateo 25, 35). Reafirmamos nuestro apoyo al “Pacto Global sobre Refugiados” promovido por la ONU e invitamos a las Conferencias vicentinas a conocer y cooperar con ese importante esfuerzo mundial. ¡El momento requiere, además de oraciones, acciones concretas e inmediatas!

Agradecemos a los vicentinos que, por todo el planeta, vienen acogiendo a los hermanos refugiados, ofreciéndoles dignidad, respeto y cariño, estrechando una mano amiga en este período de sufrimiento de sus vidas.

 

Renato Lima de Oliveira

16º Presidente General